Natalia Oreiro recibió el pasaporte que la convierte en ciudadana rusa

  • Miercoles, 10 de Noviembre de 2021 | Espectáculos

La cantante y actriz Natalia Oreiro recibió el pasaporte que la convierte oficialmente en ciudadana rusa, en una breve ceremonia en la Embajada de ese país en Buenos Aires.

La uruguaya consideró que el gesto impulsado por el presidente Vladimir Putin significa 'un puente cultural entre Rusia y el Río de la Plata'.

'Estoy muy agradecida, emocionada, como pocas veces en mi vida. Siento que es un acto enorme de amor de ellos hacia mí, y de mí hacia ellos también, un acto de amor que lleva más de 20 años', resaltó Oreiro en una rueda de prensa que se realizó una vez firmados los documentos que la convirtieron a ella y a su hijo, Merlín Atahualpa Mollo Oreiro, de nueve años, en ciudadanos rusos.

PUBLICIDAD

Encabezado por el embajador Dmitry Feoktístov, la ceremonia contó con la presencia del marido de Oreiro, el músico Ricardo Mollo, y su hijo. Una vez que la actriz rubricó los papeles, leyó su compromiso con la ciudadanía en español y ruso (cuya dicción fue elogiada por el funcionario), recibió formalmente los pasaportes y el texto de la Constitución.

Consultada sobre los comienzos de este potente vínculo, Oreiro se remontó a los años '90, cuando gracias a la telenovela 'Muñeca brava' se hizo conocida en Rusia.

'En esa época no existían las redes sociales ni Internet: yo recibía cartas y de solo pensar que alguien me escribía desde Siberia al salir de la escuela, me la enviaba, a mí me llegaban y luego yo podía poner una foto y enviarla por correo de vuelta, me parecía algo mágico', apuntó.

Durante la conferencia también fue consultada sobre la responsabilidad que implica haberse convertido en una suerte de representante del Río de la Plata en Rusia: 'Siento una gran responsabilidad porque es una confianza que se deposita en mí, considero que esto es un símbolo, no un privilegio. Nunca he tenido inconveniente para entrar en Rusia, siempre se me ha dado la visa sin problemas con lo cual esto no es un beneficio que estoy adquiriendo. Pero sí es la responsabilidad de seguir haciendo un trabajo en el intercambio cultural'.