Paritarias municipales: son pocos los acuerdos que alcanzan el 60%

  • Jueves, 12 de Mayo de 2022 | País

Unos pocos municipios bonaerenses cerraron negociaciones paritarias con sus trabajadores por encima del 60 por ciento, cifra que el martes anunció el gobernador Áxel Kicillof como piso para los estatales bonaerenses en 2022, y en algunos distritos comenzaron a aparecer los pedidos de reaperturas.

Un relevamiento realizado por la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (Fesimubo) advierte que casi todos los acuerdos paritarios municipales de este año están hasta ahora por debajo del 60 por ciento, algo que preocupa en el sector.

En el conurbano, los municipales de Morón, a cargo del todista Lucas Ghi, lograron una paritaria récord y alcanzaron un 77 por ciento (85 para las categorías más bajas) en tres tramos (con un 6 por ciento por 2021 y bonos) hasta marzo de 2022. En tanto, en un acuerdo que incluye cuatro incrementos de 12 por ciento y un bono fijo de 10.000 pesos, los trabajadores de Avellaneda llegaron al 65 por ciento.

Además, hay otras comunas del Gran Buenos Aires arribaron a acuerdos altos pero que se encuentran por debajo de la pauta del 60 por ciento. Los trabajadores de Hurlingham, por ejemplo, firmaron un aumento promedio del 55 por ciento en cuatro tramos, con un incremento significativo del presentismo y un adicional por tareas de cuidado a todas las trabajadoras de 3.000.

En Florencio Varela el acuerdo fue de un 50 por ciento en tres tramos, mismo porcentaje que definió Escobar para sus trabajadores estatales. Asimismo, en Quilmes, la intendente camporista, Mayra Mendoza, anunció un incremento del 48 por ciento (compuesto por tres tramos de 12 por ciento y un bono de 10.000 pesos).

También son pocos los municipios del interior que aseguraron incrementos por encima del 60 por ciento. Con un aumento promedio del 72, el intendente macrista de Pinamar, Martín Yeza, también cerró una paritaria récord. En sintonía, se mostraron el distrito vecino de Villa Gesell (del todista Gustavo Barrera), al alcanzar un 70 por ciento, y La Costa (del también peronista Cristian Cardozo), con un 60 por ciento sobre el salario básico y la llegada a un 72 de forma escalonada para fin de año.

General Pinto cerró un incremento del 62,5 por ciento anual –a pagar en los meses de mayo, julio, septiembre y noviembre– y Roque Pérez un 62 (en tres tramos), mientras que en General Belgrano la Comuna y sus trabajadores llegaron a un acuerdo de incremento del 58 por ciento, en varios tramos y con dos bonos.

Con distintas formas de recomposición, otros municipios que alcanzaron porcentajes altos fueron Saladillo (55 por ciento), Salto (52), Luján (50), Villarino (50) y Pehuajó (50). Este último Municipio, el intendente kirchnerista, Pablo Zurro, anunció con el incremento la construcción de un barrio de cirn viviendas que serán sorteadas entre los trabajadores de la comuna que no cuentan con terreno o casa propia.

Preocupación 

y reaperturas

Hay muchos municipios bonaerenses que vienen ofreciendo u otorgando aumentos parciales por debajo del 50 por ciento y, con una inflación acumulada del 16,1 en el primer trimestre, los sindicatos comenzaron a mostrarse preocupados.

En Azul, por ejemplo, el intendente Hernán Bertellys (Juntos) había logrado un acuerdo de incremento del 27 por ciento para el primer semestre (12 en febrero, 9 en abril y 6 en junio), pero en los últimos días la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) local pidió la reapertura de las negociaciones.

'El pedido se funda en que resulta insuficiente el aumento otorgado por decreto de un 12 por ciento para el primer cuatrimestre del corriente año, ya que el Indec prevé una inflación superior al 20 para el mencionado período, quedando los trabajadores muy por debajo del índice inflacionario', señalaron desde la organización según publicó el diario azuleño El Tiempo.

Asimismo, en Lanús, donde en marzo las partes acordaron un 40 por ciento, comienza a reabrirse la paritaria; mientras que los gremios también piden volver a negociar en distritos como Bahía Blanca (habían acordado un 46,3 con revisión en noviembre) y  Tapalqué (en febrero habían cerrado un 38 por ciento para el primer semestre).

Desde Fesimubo (federación que aglutina a distintos sindicatos municipales) señalaron que aconsejan no cerrar acuerdos menores al 60 por cientode enero a diciembre y sin reaperturas. Además, el titular de esta organización, Rubén 'Cholo' García, le dijo a DIB que en los casos en que los aumentos quedaron atrasados 'hay que sentarse a discutir'.