Polémica por otra foto del Presidente sin respetar las normas de distanciamiento

  • Martes, 10 de Noviembre de 2020 | País

El presidente Alberto Fernández volvió a quedar en el centro de las críticas luego de que se difundió la foto de una cena con el expresidente de Bolivia, Evo Morales, en la que se ve a casi todos los asistentes incumpliendo las normas de distanciamiento social impuestas para evitar el contagio de coronavirus.

La imagen, publicada en la cuenta de Twitter de Evo Morales, fue tomada anoche, durante una cena en la localidad de La Quiaca, Jujuy, con la que Fernández despidió del país al exmandatario boliviano, que se encontraba asilado en el país desde la vuelta al poder del kirchnerismo, tras ser obligado a renunciar por amenazas del Ejército. 

No es la primera vez

Inmediatamente después de su publicación, la imagen generó polémica en las redes sociales, a raíz de las quejas de muchos usuarios por la falta de distanciamiento social. La cena se desarrolló en un espacio cerrado, con más de 20 personas alrededor de una mesa –se sugiere que no haya más de diez–, sin que pudiera existir distanciamiento social alguno. Además, a excepción del senador Jorge Taiana y el secretario de Comunicación Juan Pablo Biondi, ninguno de los presentes tenía el barbijo colocado.

No es la primera vez que Fernández transgrede las normas sanitarias. En pleno pico de casos trascendió una foto junto al líder gremial Hugo Moyano y su familia, en la que se veía a todos los presentes abrazados y sin barbijo. Lo mismo ocurrió en las visitas realizadas a diferentes provincias, en las que se tomó imágenes con sus seguidores, sin guardar las distancias. 

Despedida

En la cena, el presidente de la nación despidió a Evo Morales de la Argentina, luego de participar el domingo en la asunción del nuevo mandatario boliviano, Luis Arce, que ganó las elecciones en ese país, luego de más de un año de un gobierno de transición de Janine Añez, que llegó al poder tras la asonada militar.

Ayer al mediodía, Fernández acompañó a Morales a cruzar la frontera entre Argentina y Bolivia a la altura de La Quiaca. De esta forma, el exmandatario volvió a su país tras más de un año de exilio.