Por orden de la Justicia, el Estado rematará dos aviones incautados al empresario Lázaro Báez

  • Viernes, 28 de Junio de 2019 | País

La Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) convocará a una subasta pública para rematar dos aviones incautados al empresario santacruceño Lázaro Báez, en cumplimiento de una orden emitida por el Tribunal Oral Federal 4, a cargo de la causa judicial que se sigue contra el titular de la empresa Austral Construcciones, detenido desde 2016 por lavado de activos.

El Tribunal dispuso además que el dinero recaudado sea depositado en una caja de ahorros en dólares en el Banco Nación, que se denominada Causa Báez, y se encuentra bajo tutela del Poder Judicial.

'Es fundamental que los bienes por los que no se puede justificar un origen legal sean subastados para que ese dinero del delito de corrupción, en este caso, sean recuperados y vuelvan a la sociedad con un destino específico que debe definir el Poder Ejecutivo', señaló en declaraciones a Télam la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, en relación a esta subasta.

Cuando ambas aeronaves fueron decomisadas, se destinaron al Ministerio de Seguridad de la Nación para el traslado de policías para realizar allanamientos o para detenidos, según consignaron desde la AABE. Pero esa cartera solicitó a la Justicia devolver los aviones porque su puesta en funcionamiento y mantenimiento significaba un costo muy alto, y en consecuencia, el TOF 4 dispuso que ambas naves sean rematadas.

Las naves

En los próximos días saldrá a la venta un Gulfstream Commander-Rockwell, modelo 690-B, patente LV-MBY. La aeronave está muy deteriorada por lo que su valor cambió notablemente. En apenas un año bajó su precio casi a la mitad.

La aeronave estará disponible para ser exhibida en la plataforma de la empresa Aviación Atlántico Sur S.A. (Aassa), en el aeropuerto de San Fernando. El precio de base será de 110.000 dólares. Lo llamativo es que hace un año, cuando se hizo una valuación técnica, costaba más de 250.000 dólares.

El estado actual es deplorable. El último informe técnico habla de corrosión en remaches, buhonería y estatura, pintura exterior levantada en algunos sectores, y hasta agua en el piso interior donde se sientan los pasajeros.

El empresario santacruceño también era dueño de un Lear Jet 35A, matrícula LV-BPL. Esa aeronave es la que utilizó el día que fue detenido en el aeropuerto de San Fernando, en abril de 2016.

Según los últimos informes, estaba valuada en 575.000 dólares, pero seguramente también bajó su precio porque hace tiempo se encuentra a la intemperie.