Productores convocan a un paro ante la inacción de la Mesa de Enlace

  • Lunes, 23 de Diciembre de 2019 | País

Un grupo de productores rurales autoconvocados decidieron llamar a un cese de comercialización a realizarse los próximos jueves 26 y viernes 27 en todo el país, en rechazo al aumento de retenciones aplicado al sector agropecuario.

Si bien aún no hay confirmación oficial, la medida de fuerza incluiría un cese de comercialización, una campaña de concientización y manifestaciones al costado de las principales rutas del interior productivo.

Los productores que encabezan la convocatoria a la protesta esperan que las entidades nucleadas en la Mesa de Enlace adhieran a la misma. De hecho, las autoridades de La Rural y la CRA lo evaluarán hoy y algunos anticipan que se sumarían.

En la Federación Agraria (FAA), en tanto, existen dos posiciones bien marcadas y distintas. Por un lado las denominadas bases celebraron el sistema de compensaciones anunciado, al tiempo que varias filiales federadas del interior están en contra.

Negociaciones secretas

La jugada de Alberto Fernández fue interpretada en el campo como parte de una estrategia para romper la representatividad gremial agropecuaria, dividir a los productores y tener mayor poder de fuego con las retenciones.

En Coninagro, por su parte, salieron a destacar el gesto de Alberto de convocar a la Mesa de Enlace hoy y, al menos por ahora, no existe una voluntad mayoritaria para protestar dado que en las compensaciones fueron incluidas las cooperativas.

El Presidente confirmó el encuentro con la Mesa de Enlace. 'Le pedí a (Luis) Basterra una reunión urgente con el campo para ponernos a trabajar. La 125 para mí fue un aprendizaje', dijo Alberto en declaraciones al programa de Viviana Canosa de Canal 9.

Hay otras entidades que fueron más allá que las cuatro tradicionales. Al término de una asamblea, este viernes Carsfe –que representa a productores de Santa Fe– pidió a la Mesa de Enlace que decrete un cese de comercialización por el término de veinte días.

En este contexto, un estudio realizado por el equipo técnico de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) determinó que el año que viene el Estado recaudará una cifra adicional de casi 730 millones de dólares a partir de la suba de retenciones.

Sin embargo, el informe de la entidad porteña advierte que si durante las próximas semanas se consolida la falta de lluvias vigente en la región pampeana, la recaudación tributaria estatal bajaría a una cifra del orden de los 560 millones de dólares.

Se trata, en rigor, de un número insignificante si se tiene en cuenta que, por ejemplo, la Argentina mantiene una deuda de casi 45.000 de dólares millones con el FMI. El informe de la BCBA contempla la recaudación estimada en soja, maíz, sorgo, girasol, trigo y cebada.

El INTA informa 

rentabilidad negativa

En esta línea, un reciente informe del INTA encendió las alarmas en el Ministerio de Agricultura. Es que el organismo oficial advirtió que con el nuevo esquema de retenciones la agricultura pasa a tener márgenes de rentabilidad negativos en Entre Ríos.

La ecuación de rentabilidad en rojo o ajustada que señala el INTA se da principalmente en el caso del maíz y se repite con mayor énfasis en provincias como Chaco, Santiago del Estero y Salta, más alejadas de las principales terminales portuarias del país.

Por esto mismo, los representantes de las economías regionales están solicitando al gobierno nacional exceptuar del aumento de las retenciones a producciones tales como el arroz, el maní y las legumbres, entre otros, para mantener la rentabilidad.

Un relevamiento de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) revela que menos de la mitad de los productores de economías regionales tiene rentabilidad positiva, mientras que el 50 por ciento reclama mayor acceso a mercados transparentes.

El 31 por ciento de los productores consultados por CAME –de 18 complejos agroalimentarios de las 23 provincias– tiene expectativas positivas de cara al corto plazo, un 43 por ciento espera un futuro regular y un 23 por ciento cree que lo que vendrá será malo.