Samid violó la prisión domiciliaria y lo escracharon en un restaurante

  • Martes, 22 de Junio de 2021 | País

Alberto Samid, el empresario de la carne condenado en una causa por evasión, protagonizó otro escándalo al violar la prisión domiciliaria y terminar siendo echado de un restaurante por un grupo de comensales.

Quien se hacía llamar Rey de la Carne  en los 90, está condenado a cuatro años de prisión por integrar una asociación ilícita dedicada a evadir impuestos.

Luego fue beneficiado con la prisión domiciliaria por problemas de salud, pero venía siendo cuestionado por sospechas de incumplimientos.

Ayer fue reconocido por varios comensales mientras almorzaba junto a dos acompañantes. Dos mujeres se les acercaron y una empezó a filmarlo con la cámara de un teléfono celular.

La otra le empezó a preguntar si no debía estar en prisión domiciliaria y le pidió que mostrara su tobillera electrónica.

El cruce fue subiendo de tono, hasta que una de las mujeres le reprochó: "¿No tiene vergüenza de estar acá?". 

Samid evitó contestar, miró un par de veces a la cámara e intentó seguir comiendo, antes de finalmente levantarse de la mesa.

En ese momento uno de los acompañantes del empresario le preguntó a las mujeres si eran policías y una respondió: "A lo mejor sí, o tal vez seamos de un juzgado". Samid se levantó y, sin decir palabra, caminó rumbo a la puerta, seguido por sus dos acompañantes. 

En ese momento, las dos mujeres levantaron la voz para advertir al resto de los comensales que Samid tenía "prisión domiciliaria", y comenzaron a gritarle: "¡Que se vaya. Andate chorro, ladrón, mafioso. Andate mafioso. Por vos estamos así, por gente como ustedes!".

El 27 de noviembre de 2020, la Cámara de Casación condenó a Samid a cuatro años de prisión ratificando un fallo en primera instancia de abril de 2020. Lo consideró culpable, junto a su hermana Alicia, de integrar una asociación ilícita que evadió impuestos durante la década del 90. 

En tanto, el Tribunal Oral en lo Penal Económico (TOPE) 1 también le ordenó pagar unos 282,000 pesos para cubrir los costos de su captura, calculados por la Policía Federal, durante los días que estuvo prófugo. 

Samid había sido detenido tras escapar a Belice, donde finalmente fue capturado en abril de 2019.

El testimonio de una de las mujeres

Gabriela, una de las mujeres que grabó el video y escrachó a Samid, dijo en un programa radial, que el episodio fue "muy triste, porque la Justicia parecería que no actúa en este país", y explicó que al detectar la presencia del empresario de la carne, se acercó con una amiga a la mesa donde estaba, para preguntarle por qué estaba incumpliendo la domiciliaria.

'No me gusta compartir mi vida con delincuentes por la calle, lo hice por mis hijos, no por mí", manifestó.