Todo o nada

  • Sabado, 10 de Febrero de 2024 | Locales

Las últimas medidas del presidente Milei intentan poner de rodillas al interior productivo. Se suspenden los subsidios al transporte, por lo que las capitales de las provincias tendrán que pagar un boleto de entre 800 y 1.000 pesos. El AMBA pagará 270 pesos, en el caso que se personalice la tarjeta SUBE. Para ello, los usuarios tuvieron que realizar largas colas, ya que el sistema de internet estaba colapsado. ¿Había necesidad de someter a la población a semejante trastorno? ¿No se podría haber esperado a que terminara febrero, para realizar la inscripción? También se suspende el llamado fondo educativo, que recibía el interior.

La parte impositiva que se sacó de la Ley Ómnibus tenía las siguientes cargas para el interior. Todas las exportaciones iban a pagar un 15 por ciento de retenciones, todas sin discriminación: granos (salvo la soja, que iba a pagar 33 por ciento), vacas, camionetas, tubos sin costura, sembradoras, etc. Además, todas las importaciones tendrían que pagar el Impuesto País, que se aumentó en un 10 por ciento. Pagaban un 7,5 por ciento y ahora pagan 17,5.

Hagamos una simple cuenta para Chacabuco. Producción de soja: 440.000 toneladas. Al 33 por ciento, con un valor de 440 dólares la tonelada, me da 63.888.000 dólares, que por 827 pesos es igual a 52.835,376 millones de pesos. Dinero que no queda en Chacabuco.

Podría seguir con el 15 por ciento de maíz , de trigo , de hacienda, de lo que exportan las moliendas secas y húmedas, etcétera.

Si nos quedamos con la soja, su retención equivale a 21,13 presupuestos municipales. La dirigencia local, en algunos casos, va a tener que cambiar sus paradigmas. Eso de "gorilas putos, van a pagar, las retenciones del gobierno popular ", es un cantito pasado de moda que nos perjudica de cabo a rabo.

Es hora de que el interior productivo reaccione, porque el pueblo ha votado un presidente, no un emperador.

Hernán Guozden (PDP