Viento Foehn, el fenómeno que causó una temperatura de 18º en la Antártida

  • Viernes, 14 de Febrero de 2020 | País

El jueves 6 hubo un hecho insólito y preocupante en la Antártida: la temperatura ascendió a 18° cerca de la Base Esperanza, y las alarmas sobre el cambio climático empezaron a titilar a nivel global, tanto en ámbitos científicos como en las redes sociales. 

Melissa Patanella, técnica en Meteorología y miembro del Grupo de Pronóstico de la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la Universidad Nacional de La Plata, explicó a la agencia DIB que si bien el tema del calentamiento global influye y es importante, lo que ocurrió en el continente blanco es un fenómeno local particular. 'En este caso el aumento de la temperatura ocurrió por un efecto similar al Zonda que se da en Mendoza y San Juan, que se llama viento Foehn o efecto Foehn', precisó Patanella. 

'Este fenómeno se da cuando el aire sube por una ladera de una montaña o cadena montañosa y luego desciende por el otro lado y baja con más temperatura, y sería el que se dio en la Antártida la semana pasada', indicó la experta, que aclaró que si bien 'se está estudiando,' hay un porcentaje de posibilidad muy probable de que se trate de este evento meteorológico. 

La joven técnica señaló que 'el rango de las temperaturas que se registran en todo el continente antártico va desde 10 grados bajo cero en zonas costeras hasta los 60 bajo cero en zonas más continentales, a lo largo de todo el año'. 

En este caso particular, Patanella precisó que 'tuvimos el récord de 18,3º  que superó ampliamente no solo el rango promedio de temperatura sino también el récord previo tomado en la Base Esperanza, que era de 17, 5º y ocurrió el 24 marzo de 2015'. 

En tanto, más allá de que la temperatura en el Polo Sur haya subido por un fenómeno local, la especialista no le restó importancia al calentamiento global. 'Estamos experimentando un calentamiento global muy importante. En los últimos cincuenta años la temperatura promedio de la Península Antártica aumentó 3º, que es bastante más de lo que ocurre en el resto del planeta y el nivel de los deshielos también aumentó al menos seis veces más de lo que se daba en 1979', graficó. 

Incluso, añadió que 'este aceleramiento del aumento de las temperaturas se aceleró en los últimos doce años', por lo que sería necesario que los países tomen decisiones concretas, 'más allá de los intereses y las presiones de grandes empresas que no adhieren a lo estipulado en las cumbre climáticas globales'.